“Bai, que animalaes”

La Diputación invierte 2,2 millones para remodelar la vía entre Xixona y La Torre

El proyecto contempla el ensanche de la carretera hasta los 8,4 metros y la eliminación de un punto negro

El cruce entre la CV-800 y la CV-780 que se ha convertido en un punto negro

A. F. / J. A. R. La CV-780, la carretera que une Xixona con La Torre de les Maçanes, sufrirá en breve un importante lavado de cara. La Diputación aprobó ayer la remodelación de la vía tras el visto bueno de la Comisión de Infraestructuras y Obras Públicas. La institución destinará 2.239.180 euros para acometer el proyecto, que tiene un doble objetivo. Primero, eliminar el punto negro en el que se ha convertido el cruce de la carretera con la CV-800, donde se han registrado multitud de accidentes en los últimos años. Y segundo, ampliar la anchura del vial desde los cinco metros actuales hasta los 8,4. Además, la actuación contempla una mejora del trazado en un tramo de 1.970 metros, partiendo desde la CV-800.
La diputada provincial y edil socialista en el Ayuntamiento de Xixona María Teresa Carbonell se felicitó ayer de la aprobación del proyecto, que contó con los votos a favor del PSPV, y aseguró que “se trata de cumplir con una de las reivindicaciones históricas de los socialistas de Xixona, que siempre hemos defendido la mejora de esta vía que se había convertido en un punto negro para el tráfico y que en alguna ocasión se ha convertido en un lugar dramático para muchos vecinos de las localidades de Xixona y La Torre de les Maçanes”. La concejala también quiso recordar que en la anterior legislatura su partido presentó una moción en la que se requería la aceleración y la urgencia de esta obra.
Carbonell además volvió a defender la necesidad de que desde todas las administraciones se “gobierne para los ciudadanos y no para los partidos políticos, porque es fundamental que tanto la Diputación como la Generalitat inviertan en municipios como Xixona, donde sus ciudadanos tienen necesidades como en el resto de localidades de la provincia”.
Por otro lado, la Comisión de Promoción y Desarrollo Local, Medio Ambiente y Agua de la Diputación también aprobó ayer con las ayudas al sector del turrón de Xixona. Carbonell explicó que la primera subvención, dotada con 30.000 euros, está destinada al Consejo Regulador de las Indicaciones Geográficas Protegidas Jijona y Turrón de Alicante. Esta aportación tiene como objetivo promover el consumo y la difusión del producto.
Además se dio el visto bueno a otra partida de 30.000 euros para establecer estrategias para desestacionalizar el consumo de turrón y promover su inclusión en las dietas a lo largo de todo el año.

Villena vendrà aigua a la multinacional Danone

El País, 09/maig/2008

Villena venderá embotellada el agua que reclama para regar

Los regantes ceden a Danone 700 millones de litros al año – La Generalitat justifica la operación porque es “privada”

EZEQUIEL MOLTÓ – Alicante – 09/05/2008

El mismo día en que los presidentes de la Comunidad Valenciana y Murcia, Francisco Camps y Ramón Luis Valcárcel, respectivamente, junto al presidente regional del PP en Andalucía, Javier Arenas, anunciaban movilizaciones para exigir que el agua del Ebro llegue a los sedientos campos del sur de Alicante, Murcia y Almería, la Comunidad de Regantes de Villena, una de las más activas a la hora de criticar la política hídrica del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, autorizaba la venta de parte de los recursos de su acuífero a la multinacional francesa Danone para la puesta en marcha de una embotelladora de agua mineral de la marca Font Vella. La planta se instalará, al menos parcialmente, en unos terrenos propiedad del presidente de los regantes villenenses, Andrés Martínez.

Martínez ha sido protagonista relevante de la guerra del agua alentada por el presidente de la Generalitat, Francisco Camps y por el PP valenciano. En los últimos años ha promovido y encabezado decenas de actos y manifestaciones en demanda de agua, denunciando la sobreexplotación de sus esquilmados acuíferos, demandando agua de calidad para el trasvase Júcar-Vinalopó y exigiendo la toma desde Cortes de Pallás, en la parte alta del Júcar.

Nada de ello le impidió el pasado miércoles aprobar la cesión de entre 0,2 y 0,7 hectómetros cúbicos de agua al año a la multinacional francesa Danone a cambio de 240.000 euros. El precio que percibirán los regantes será de 1,20 euros el metro cúbico, y se destinará a la modernización de sus regadíos, según Martínez. Presidencia de la Generalitat eludió cualquier comentario sobre contradicción tan flagrante entre los hechos y las reivindicaciones y se limitó a señalar que se trata de una “iniciativa privada”

Los socialistas denunciaron la “estrategia escandalosa” de Martínez, que “negocia y saca beneficio económico de nuestros acuíferos”, declaró el portavoz Carlos Beltrán. La alcaldesa, Celia Lledó, del PP, explicó que es una operación “rentable para todos”.”Quien quiera ver fantasmas que los vea, y los tribunales dirán”, dijo Andrés Martínez al preguntarle por sus posibles intereses urbanísticos en la parcela en la que está previsto que se construya la planta embotelladora. El presidente de los regantes admitió que en una de las parcelas su familia “tiene una pequeña parte, pero habrá más gente afectada”, auguró.

El acuerdo inicial de la Comunidad General de Regantes de Villena contempla la cesión de un caudal de 0,2 hectómetros cúbicos, ampliable hasta 0,7, con los que se podrán embotellar 200 millones de litros al año, que se ampliarán hasta los 700 millones a medida que se amplíe. Para ello, los agricultores acordaron dejar sin producción 200 hectáreas de regadío, con lo que ahorrarán 0,7 hectómetros cúbicos. La empresa les pagará 240.000 euros anuales, con lo que el metro cúbico lo cobrarán a 1,2 euros. “Es un negocio redondo con el que ahorramos agua”, dijo Martínez.

Este acuerdo cuestiona las reivindicaciones de los agricultores y regantes de la zona que en numerosas ocasiones han exigido más agua y de mejor calidad. La alcaldesa de Villena, Celia Lledó, del PP, que acudió en Orihuela al acto de constitución de la plataforma de alcaldes por el agua mientras los regantes cedían sus acuíferos, explicó a este periódico que “no hay contradicción alguna”, ya que el acuífero de Villena es “de altísima calidad y tiene reservas suficientes”. De hecho, recordó que localidades como Novelda, Asp y parte de L’Alacantí beben agua de allí. “No pasa nada, el agua en vez de usarla para regar se embotellará, no habrá más consumo, el caudal está previsto”, apuntó la primera edil, que tildó de “rentable” la operación para los regantes y para el propio Ayuntamiento. “No podemos paralizar el progreso, se crearán cien puestos de trabajo”, dijo.

Los socialistas apoyan la generación de empleo en la localidad, pero observan “extrañas coincidencias” en esta operación. El ex diputado provincial y concejal socialista en Villena José Ayelo tildó de “tomadura de pelo que se diga que los acuíferos están sobreexplotados y que no hay agua y se venda a precio de oro para embotellar”. La ex alcaldesa socialista Vicenta Tortosa criticó que “quien denuncia que falta agua y quiere el trasvase del Ebro, sea el promotor de la venta de agua”.

La operación también provocó extrañeza entre otros colectivos. Ángel Urbina, portavoz de los regantes en toda la provincia de Alicante y de riegos del Levante, evitó valorar a fondo esa decisión hasta tener todos los detalles de esta operación que a priori tildó de “un poco rara”. Urbina reconoce que el único acuífero a punto de secarse es el de la sierra de Crevillent y que el de Villena “es grande y tiene agua para 80 años”, y agregó: “Si los compañeros acuerdan no regar y vender su agua, hay que respetar su decisión”.

José Pascual Fortea, de los regantes del Júcar, tildó de “descaro total” esta operación. “Piden agua de calidad para venderla a precio de oro, es una barbaridad”, dijo. La diputada socialista Juana Serna tildó de “desvergüenza que el PP esté reclamando agua y trasvases y los regantes la vendan a precio de gasolina”. Josep Botella, secretario de la Unió, tildó de “escándalo público” que quien exige “solidaridad a Cataluña y al Júcar venda agua”. Martínez contesta a todas las críticas: “Eso es comparar una gota [acuíferos de Villena] con el océano [Ebro]. Preferimos contarnos un dedo antes que perder la mano”. La diputada de Compromís Mireia Mollà instó al PP a explicar “cómo es compatible pedir el trasvase del Ebro y vender agua”.

—————————————————————————————

El País, 10/05/2008

El líder pro trasvase proyecta 1.200 casas con golf en Villena

Martínez y el tenista Ferrero esperan la autorización del Consell – Los regantes creen que vender agua “echa por tierra” sus demandas

EZEQUIEL MOLTÓ – Alicante – 10/05/2008

El presidente de los regantes de Villena y una de las figuras destacadas en la reclamación del trasvase del Ebro, Andrés Martínez, que ha autorizado la venta de agua de sus acuíferos a la empresa Danone para embotellarla, tramita desde el año 2004 la reclasificación de un millón de metros cuadrados para construir un campo de golf y 1.200 viviendas. Según fuentes municipales, el proyecto, que comparte con otros socios, fue aprobado por el Ayuntamiento en la anterior legislatura, tras varias modificaciones.

Ahora depende de que la Consejería de Territorio reclasifique el suelo agrícola a urbanizable. Los terrenos son mayoritariamente del tenista Juan Carlos Ferrero y una parte de la familia de Martínez. La promotora es Prosport Golf, una sociedad en la que un 50% pertenece a la empresa Horfres, de la que es gerente Martínez, y el otro 50%, a Ferrero. El deportista, que ha participado en varios actos de reivindicación del trasvase del Ebro, tiene en las inmediaciones una escuela de tenis de élite. Pese a la falta de agua, los regantes de esta seca zona del interior de Alicante acordaron esta semana vender entre 0,2 y 0,7 hectómetros cúbicos de agua de sus pozos para embotellarla al precio de 1,2 euros el metro cúbico.

El acuerdo provocó ayer un alud de críticas y reacciones encontradas. El colectivo Xúquer Viu calificó de “ilegal” esta resolución, ya que las concesiones son para usos agrícolas y no industriales. En una nota de prensa, Xúquer Viu asegura que el presidente de los regantes de Villena, Andrés Martínez, es un “promotor urbanístico que ha servido más a los intereses personales y políticos que a defender la agricultura”.

Los acuíferos de Villena tienen una “declaración provisional de sobreexplotación”, aseguraron fuentes de la Confederación del Júcar. El colectivo Xúquer Viu cuestionó la vigencia del trasvase del Júcar al Vinalopó, que “teóricamente se autorizó para paliar un déficit hídrico en la agricultura de la comarca”, y no para hacer negocio. La medida también ha creado fisuras y malestar entre los propios regantes de la zona. La Comunidad General de Usuarios del Alto Vinalopó mostró su malestar por el proyecto de embotellar agua, ya que “echa por tierra” sus reivindicaciones. El presidente de la Comunidad General de Usuarios del Alto Vinalopó, Pedro Menor, dijo a Efe que la venta de agua es “totalmente inoportuna” y recordó que el cambio de usos del agua lo tiene que autorizar la Confederación y “no es tan sencillo”.

El portavoz del Consell, Vicente Rambla, intentó salir ayer al paso del escándalo que supone que los regantes que han protagonizando tantas protestas en demanda de agua abandonen sus campos y la vendan para embotellar. Vicente Rambla achacó esta operación a “la política de estrangulamiento” en materia hídrica de sufre la Comunidad Valenciana. “Con agua suficiente no se hubiera planteado”, dijo Rambla, que habló de la “desesperación del campo valenciano”. Un argumento similar al esgrimido por Andrés Martínez, que tilda de “fórmula imaginativa” esta operación que permitirá a los regantes unos ingresos iniciales de 240.000 euros anuales.

Sobre las ocho hectáreas necesarias para instalar la planta embotelladora, Martínez reiteró ayer que “la operación no está cerrada”. La empresa Horfres, de la que es gerente Martínez, tiene el 20% de la propiedad al menos de dos de las parcelas en las que se estudia instalar la planta, según datos oficiales del catastro. Una es la parcela conocida como La Casa del Padre, catalogada como suelo rústico agrario, y con una superficie de 19,4 hectáreas, y la otra tiene 14 hectáreas. Ambas están participadas por los mismos titulares a partes iguales. Entre los socios que comparten la titularidad de estos terrenos figuran los hermanos Salvador y Pedro Ribes Martí, dos importantes empresarios de Cullera con numerosas empresas vinculadas al sector de la construcción y a promociones inmobiliarias. Según datos obtenidos del registro de la propiedad, la empresa Horfres, SL, tiene una participación total en cinco parcelas rústicas y Andrés Martínez posee además otras 17 parcelas a título individual.

La clasificación de estas parcelas en las que se podría ubicar la planta, según el planeamiento urbano de la localidad, es suelo de especial protección. Ello obligaría a que la Generalitat autorice su desprotección.

Projecte d’una central tèrmica de gas a Xixona

XIXONA. Información, 08/maig/2008

Una empresa proyecta una central eléctrica en El Espartal para reducir los apagones

La instalación tendría una potencia de 100 megavatios e incluiría la construcción de dos ramales que conectarían la planta con el gasoducto de Crevillent y la subestación

A. F. / F. D. G. La multinacional irlandesa ESB International prevé invertir unos 60 millones de euros -10.000 millones de las antiguas pesetas – en la construcción de una central térmica en el nuevo parque empresarial de El Espartal de Xixona que vendría a paliar la sobrecarga de la red y resolver los cortes del suministro. El proyecto, que ya estudian tanto el Ayuntamiento como la Generalitat Valenciana, comprende una planta que tendría una potencia eléctrica de 100 megavatios (MW), que responde a un modelo de generación distribuida, un tipo de central cuya conexión eléctrica se realiza en la red de transporte/distribución cerca del punto de consumo, a diferencia de la generación a gran escala que necesita conectarse a la red de transporte.

Según consta en el proyecto al que ha tenido acceso este diario, la central ocuparía una extensión de una hectárea y su implantación, desde los trabajos de obtención de permisos y autorizaciones hasta la completa construcción y puesta en marcha, se realizaría en un periodo de 12 meses. El emplazamiento exacto de la central estaría a unos tres kilómetros de la subestación eléctrica de Xixona, una de la principales potencialidades que la mercantil ha considerado para ubicar la instalación en el municipio. La firma destaca en su proyecto que “la inyección de energía eléctrica en esta subestación concreta contribuiría significativamente a aliviar el colapso existente en la red de la costa levantina”.

Impacto ambiental

Asimismo, la empresa sostiene en su propuesta, entre otras ventajas, “la proximidad a la red de gas natural, la adecuación del terreno y los accesos, la necesidad de contar con un mecanismo de generación eléctrica local en una zona como Alicante, meramente importadora de electricidad y con creciente consumo industrial y doméstico comercial, la buena urbanización del polígono y el reducido impacto ambiental”. En este sentido, la planta dispondrá de un sistema seco de combustión que garantice bajas emisiones a la atmósfera de óxidos de nitrógeno.

El proyecto incluye la construcción de un ramal de interconexión de 10 kilómetros al gasoducto Montesa de Crevillent de la red de transporte para garantizar el suministro de gas natural, el combustible principal de la planta. Además, otro ramal de aproximadamente tres kilómetros conectará la central con la subestación de Xixona. De este modo, la menor potencia instalada de esta planta, en comparación con las grandes centrales de generación, permitirá que la energía producida se evacúe mediante redes de tensión igual o inferior a 220 kV, como es el caso de la línea Alzira-Xixona.

Las dudas del Consistorio

El proyecto de ESB ha suscitado recelos en el Ayuntamiento de Xixona. De momento, según confirmaron ayer fuentes municipales a este diario, el emplazamiento inicial propuesto por la empresa “no es el adecuado”, por lo que ya se están barajando otras ubicaciones alternativas, próximas a la planta de basuras o a la subestación eléctrica. Estas mismas fuentes añadieron que la intención del Consistorio es que sean empresas del sector alimenticio las que se instalen en el nuevo parque industrial de El Espartal, “por lo que la llegada de una eléctrica podría llegar a ser perjudicial”. El equipo de gobierno también tendrá que analizar otros aspectos técnicos del proyecto, como el grado de impacto ambiental que tendrá la central.

———————————————————————–

Información, 9/maig/2008. XIXONA

Los ecologistas y EU rechazan la central eléctrica por la emisión de gases contaminantes y su impacto

La estación térmica, proyectada en El Espartal entre industrias alimentarias, se convertiría en el principal generador de contaminación del municipio

J. A. R. / F. D. G. Los ecologistas y EU manifestaron ayer su rechazo a la central termoeléctrica proyectada en Xixona por el gran impacto medioambiental que supone, tanto por la propia estación en sí y sus emisiones como por el ramal que sería necesario construir hasta Tibi para abastecer de gas la estación, y que atravesaría Montnegre. Desde Ecologistas en Acción advierten que de ponerse en marcha este plan, esta estación térmica de gas natural se convertía en el principal foco de contaminación de Xixona por su emisión de gases de efecto invernadero como dióxido de carbono (CO2) y óxido de nitrógeno, fruto de la combustión del gas para su generación de energía eléctrica. La multinaci
onal irlandesa ESB Internacional proyecta invertir 60 millones en construir esta estación en el parque empresarial El Espartal, de reciente construcción y destinado principalmente al sector alimentario, a menos de tres kilómetros del casco urbano, para reducir los apagones. Ecologistas y Ayuntamiento consideran que éste no es el emplazamiento adecuado.

Carlos, Arribas, de Ecologistas en Acción, explica que este tipo de planta térmica, de una potencia eléctrica de 100 megavatios, es poco eficiente, destacando que tiene un consumo total de energía de 250 megavatios térmicos, de los que sólo 100 se convierten finalmente en energía. El resto, 150, se emiten a la atmósfera en forma de calor residual. Insiste en que la preceptiva Evaluación de Impacto Ambiental deberá analizar las emisiones contaminantes de este proyecto, que estudian tanto el Consistorio como la Generalitat. Los ecologistas piden una apuesta por otras alternativas como las plantas de ciclo combinado, menos contaminantes y más eficientes, y dejar al margen este tipo de plantas de un ciclo.
Tanto EU como ecologistas denuncian otra consecuencia de este proyecto. En concreto se trata de la tubería de 10 kilómetros que sería necesario construir entre la planta y el gasoducto de Crevillent-Montesa, a la altura de Tibi, y que atravesaría Montnegre y el entorno del pantano de Tibi, causando graves daños naturales en unas zonas de gran valor medioambiental. Además, el plan podría afectar a la futura Zona de Especial Protección para las Aves (Zepa) de Montnegre. Del mismo modo otro ramal de tres kilómetros uniría la planta con la subestación eléctrica, adonde iría la energía generada y cuya cercana ubicación ha sido decisiva en la propuesta.

Modelo energético
Por su parte desde EU de l’Alacantí advierten que “apostar por este tipo de centrales supone incrementar las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, contribuyendo por ello a agravar las consecuencias del cambio climático”. EU insiste en la necesidad “de un modelo energético alternativo a las centrales eléctricas basadas en la quema de combustibles fósiles (en este caso gas), apostando por la potenciación de las energías renovables junto a una política de ahorro y eficiencia energética. En el caso de Xixona, es destacable el potencial de una parte de su territorio para acoger instalaciones de energía solar”.

EU advierte que en Crevillent esta misma empresa ha presentado un plan similar y apunta a que la proliferación de estas plantas puede estar vinculada a la probable construcción de un depósito subterráneo de CO2 en el sur de la provincia, al que podrían dirigir sus emisiones las nuevas centrales. EU dice que no hay garantías de que los gases así almacenados no puedan liberarse a la atmósfera a medio o largo plazo y que este tipo de depósitos favorecen un modelo energético basado en la quema de combustibles fósiles”.

———————————————————————–

Información, 10/maig/2008. XIXONA

El alcalde rechaza ubicar la planta térmica en el polígono de El Espartal

J. A. R. El alcalde de Xixona, Ferran Verdú, manifestó ayer el rechazo del PSOE a la ubicación propuesta por una multinacional para levantar una planta termoeléctrica de gas en el polígono El Espartal. El primer edil afirmó que en el Ayuntamiento no se ha presentado ningún proyecto, y que sólo han habido dos contactos con la empresa y la Conselleria, en los que la Corporación ha comunicado su “rechazo total” al emplazamiento. Verdú advierte que el polígono está destinado a empresas, sobre todo de carácter alimentario, por lo que es totalmente improcedente emplazar allí la central. “Si se presenta otra ubicación, se estudiará, pero se tendrán muy en cuenta las condiciones medioambientales”, destacando que desde que gobierna el PSOE sus gestiones se han centrado en potenciar la energía solar.

Por su parte Esquerra Xixona reclamó ayer que el Ayuntamiento apueste por las energías renovables antes que por la central térmica. Su edil Joan de Déu Martines afirma que “la energía renovable es el futuro y por ello apostamos por las plantas solares”. El regidor señala que la planta termoeléctrica de gas de 100 megavatios que se proyecta que “no es de las más contaminantes ya que es de muy baja potencia. Si mientras se invierte en energías renovables hay que construir una planta térmica, lo que pedimos es que se haga un buen estudio de impacto ambiental para ver si es viable la planta y también el ramal de gas que pasa por Montnegre”.

¿Soterrando Barrancos…?

Del diari Información de 8 de gener de 2008. LA TORRE DE LES MAÇANES, Edició de L’Alacantí

Denuncian el riesgo de inundaciones por el plan municipal de soterrar un barranco.

Los ecologistas advierten de que la medida no está justificada y que las consecuencias de entubar la Aigüera de Canta-Grill son «imprevisibles»

Rentonar_Informa_02_120J. A. RICO La asociación ecologista Rentonar ha denunciado el riesgo de inundaciones que puede provocar el proyecto del Ayuntamiento de La Torre de les Maçanes de soterrar un barranco. Los conservacionistas afirman que el plan de entubar la Aigüera de Canta-Grill no está justificado y que las consecuencias que puede comportar son imprevisibles ante lluvias torrenciales.

El Consistorio ha solicitado a la Conselleria de Medio Ambiente un estudio técnico sobre la viabilidad de esta obra, y el alcalde Felipe Sirvent explicó ayer que la actuación sólo se llevará a cabo si la Generalitat lo autoriza. Los ecologistas destacan que «durante siglos y conducida por nuestros antepasados, la Aigüera de Canta-Grill ha dirigido las aguas que vienen desde el Portell hasta el río de La Torre, a los pies del pueblo, salvaguardando las tierras de cultivo del barranco de Els Furons y proporcionando agua de riego a las huertas torruanes». Advierten que soterrar el barranco «podría traer consecuencias muy graves e imprevisibles en el entorno de esta infraestructura hídrica, cambiando sustancialmente las avenidas de aguas pluviales».

Desde Rentonar explican que el equipo de gobierno informó de este plan en los plenos de noviembre y diciembre de forma muy provisional y precipitada, y lo califican de «locura», ya que señalan que «de paso» el PP pretende aprovechar el soterramiento para solucionar el tema de los escombros y cubrir la torrentera con este material, extremo que niega el alcalde. Los ecologistas afirman que el Consistorio ya ha pedido una subvención al Área de Ciclo Hídrico de la Diputación para ello y manifiestan su sorpresa por la forma de actuar del equipo de gobierno, ya que recuerdan que los barrancos están protegidos contra las agresiones medioambientales, que a ellos no pueden lanzarse escombros y que son competencia de al Confederación Hidrográfica del Júcar (Gobierno central) y la Generalitat.

Los ecologistas destacan que «no recordamos que la Aigüera nunca haya provocado ningún desastre ni problema, por lo que no vemos justificada esta urgencia. No comprendemos cuál es la finalidad y qué intereses hay ocultos detrás de esta obra innecesaria y faraónica», recordando que «cuando se cubrió parte de la Aigüera del Comanador, la primera avenida de agua que cayó se llevó el parque acabado de construir. Sospechamos que detrás de este plan se intenta convertir el barranco en un vertedero ilegal para afrontar el problema de los escombros». Por todo ello se oponen a que se cubra la torrentera y anuncian que van a recurrir a la Confederación Hidrográfica para paralizar el plan.