J.LL. El proyecto para construir un hotel en la Font Roja es una de las primeras medidas anunciadas por el PP tras su acceso a la Alcaldía de Alcoy, en el año 2000. El alcalde de la época, Miguel Peralta, anuncia un establecimiento de lujo, “no apto para mochileros”, con 110 habitaciones. El lugar elegido para esta obra es el corazón del parque natural, una zona contigua al santuario de la Virgen de los Lirios. A la hora de justificar esta actuación, desde el Ayuntamiento se señala que el hotel será un instrumento clave para reactivar el turismo en la ciudad.

La propuesta genera, de inmediato, un fuerte rechazo ciudadano. Colectivos ecologistas y partidos de la oposición consideran que un proyecto de esta envergadura tendrá un impacto ambiental irreversible sobre una de las zonas más sensibles del paraje. Al margen de este argumento, se denuncia que el hotel supone de hecho la privatización de un entorno público, del que los alcoyanos han disfrutado durante siglos.

Aunque en declaraciones públicas el PP insiste reiteradamente sobre la importancia de este proyecto, lo cierto es que durante el periodo 2000-2008 apenas sí se registran avances significativos. En el año 2005 el Ayuntamiento empieza a tramitar un pliego de condiciones para el concurso, que supone importantes recortes respecto al proyecto inicial. Para aplicar estos cambios, resulta clave la intervención del consejo rector del parque. De las 110 habitaciones inicialmente previstas, se pasa a 50 con la calificación de hotel rural. En esta decisión, también influyen de forma considerable los obstáculos legales con que se puede enfrentar el proyecto. En este sentido, hay que señalar que el PORN de la Font Roja prohíbe las instalaciones hosteleras.

El proyecto desaparece de la actualidad durante dos años y el PP, ni siquiera cita el hotel en la última campaña electoral. Sin embargo, los acontecimientos se precipitan a partir de la primavera de 2008, cuando el Ayuntamiento de Alcoy pone en marcha un nuevo pliego de condiciones que abre la posibilidad de construir en el parque un establecimiento de grandes proporciones. Se convoca el concurso y sólo se presenta una oferta, la de la empresa Promociones Hoteleras Vacacionales S.A. Posteriormente, se conocen los contenidos de su proyecto. De un pequeño hotel rural, se ha pasado a un establecimiento con 55 habitaciones, un albergue con otras 20, spa, piscina cubierta, restaurante cafetería y aparcamiento subterráneo. Al conocerse estos datos se desencadena la movilización ciudadana y se crea una plataforma, que en poco más de dos meses recoge 11.000 firmas de apoyo en Alcoy y en el resto de la comarca. Este colectivo organiza el pasado mes de julio una manifestación para exigir la paralización del proyecto, en la que participan cerca de 2.500 personas. El Ayuntamiento de Ibi también se pronuncia en contra.